Iglesia de San Vicente

Iglesia de San Vicente

Iglesia de San Vicente

Este pequeño templo, construido en el siglo XVII, fue profundamente reformado y ampliado en el XIX gracias a la familia indiana de los Torriente, benefactores también del cercano Colegio del Apostolado. De esta reforma es el pórtico, la espadaña y la sacristía. Conserva el ábside original con contrafuertes que soportan una bóveda de medio cañón.

La iglesia de San Vicente consta de una sola nave, espadaña y coro de madera a los pies, pórtico de acceso al sur y sacristía adosada a la cabecera, que se cubre con una bóveda. Los tres tramos del cuerpo de la nave presentaban techumbre de madera pero actualmente se cubren con bóveda de medio cañón. El templo original, del siglo XVII sufrió durante el siglo XIX una reforma y ampliación con la construcción de sacristía, espadaña y pórtico, además de la reforma de nave y cabecera, a la que se reforzó con nuevos contrafuertes de gran tamaño. Todas estas obras las sufragó la familia Torriente, la misma que instituyó la fundación benéfica que dio lugar al cercano Colegio. Del templo del siglo XVII quedan algunos vestigios en la zona de la cabecera, donde se conservan los contrafuertes que soportan el empuje de la bóveda.
La iglesia poseía un retablo de la segunda mitad del siglo XVII en la capilla mayor con las imágenes de San Vicente y San Roque. Actualmente desaparecido, la imaginería del templo es moderna.