Iglesia de Santiago de Cudeyo

Iglesia de Santiago de Cudeyo

Iglesia de Santiago de Cudeyo

Construida entre el siglo XVI y el XVIII, esta iglesia se encuentra al paso del Camino de Santiago y tanto su situación como la de Santiago de Cudeyo presentan unas privilegiadas vistas de la Bahía de Santander. La iglesia consta de una nave con espadaña a los pies y contrafuertes en el ábside reflejo de una construcción tardogótica. El interior destaca por el abovedamiento de crucería de la capilla mayor, donde se emplaza un magnífico retablo barroco. Tras este se descubrieron unas pinturas murales del siglo XVII.

La espadaña, levantada durante la segunda mitad del siglo XVIII, remata con pináculos y bolas, además de presentar pilastras cajeadas y frontones, todo ello dentro de una clara estética clasicista. La iglesia cuenta con dos puertas de ingreso. La situada en la zona de los pies, un sencillo vano de medio punto; y otra en la fachada norte abierta en el siglo XVIII, compuesta por un vano adintelado con marco moldurado. Esta última no da en la actualidad al exterior pues en el lado norte del templo se adosó un espacio empleado para reuniones y actos de los parroquianos. En el interior del templo destacan una pila de agua bendita dentro de la tipología de las del siglo XVII y el magnífico retablo mayor, obra barroca del Taller de Cudeyo en la primera mitad del siglo XVIII. En él destacan tanto el empleo de columnas salomónicas como la imagen central de Santiago Matamoros, enmarcada por vano trilobulado. Se descubrieron unas pinturas murales de la segunda mitad del siglo XVII en la cabecera ocultas por dicho retablo. En ellas se representa «La Exaltación y Adoración de la Eucaristía» y debieron emplearse para cubrir el espacio interior de la cabecera hasta que ésta contase con un retablo.