Palacio de los Marqueses de Valbuena

Escudo en el Palacio de los Marqueses de Valbuena

Escudo en el Palacio de los Marqueses de Valbuena

Este palacio con capilla adosada perteneció a Don Antonio Ibáñez de la Riba Herrera, Arzobispo de Toledo. El Palacio está edificado en los siglos XVII y XVIII dentro de las líneas del clasicismo barroco, ampliando la torre del solar primitivo junto a la capilla e incluyendo un monumental escudo con las armas de Ibáñez y Agüero flanqueadas por figuras femeninas.Está localizado en la calle General Mola y está declarado Bien de Interés Cultural.

El palacio tiene una planta rectangular organizada en dos pisos que al exterior aparecen separados por una imposta horizontal. El piso bajo presenta triple arcada dando acceso a un zaguán. El piso alto cuenta con cuatro vanos y el escudo central con las armas del Arzobispo Don Antonio Ibáñez de la Riva Herrera, propietario orginal del palacio. Adosada al palacio en la parte norte encontramos lo que podría ser el solar primitivo del linaje de los Ibáñez, con su correspondiente escudo de armas, y la capilla de San Juan, en la cual resaltan la portada de tratamiento clásico y la espadaña que remata el alzado. En una de las fachadas laterales del palacio se localiza un reloj de sol.
El edificio, declarado Bien de Interés Cultural en 1985, fue propiedad de Don Antonio Ibáñez de la Riva Herrera, Canónigo Magistral de la Catedral de Málaga, Obispo de Ceuta, Arzobispo de Zaragoza, Virrey de Aragón, Inquisidor General de España, Presidente de Castilla y Arzobispo de Toledo. En el siglo XIX el palacio pasó a ser convento de religiosas adoratrices. En la actualidad es un restaurante.