Solares, villa termal

Disfruta con un tratamiento de aguas termales en una de las villas balnearias con más tradición de España.

Hotel Balneario de Solares

El Hotel Balneario de Solares

Paseo Termal Aguanaz

Unas nuevas y modernas instalaciones recuperan todo el esplendor y elegancia pasada de la antigua estación termal de Solares, pero conservando la arquitectura y estética romántica de antaño que caracterizó al antiguo balneario. El Hotel Balnerario de Solares, con sus cuatro estrellas y 103 habitaciones, es un referente termal en España.

Las aguas del manantial de Fuencaliente, que fluyen desde las profundidades a través de la roca caliza a una temperatura de 30 ºC, son indicadas para terapias digestivas, metabólicas, antiácidas, antiinflamatorias, diuréticas y del sistema nervioso. Tanto si el visitante busca tratamientos de belleza, rehabilitación, estrés u otras motivaciones, como si únicamente quiere disfrutar del descanso, la paz y la tranquilidad que le ofrece unas instalaciones termales, la visita al Balneario de Solares le dará también la excusa perfecta para conocer nuestro municipio.

 

 

Casa de baños en Solares. Predecesor del balneario.

Galería de baños en Solares. Finales del siglo XIX.

La tradición de uno de los balnearios clásicos del norte de España

Las primeras noticias de la tradición balnearia de Solares se remonta al siglo XVIII con el uso de aguas mineromedicinales del manantial de Fuencaliente. En el año 1827 se levanta la primera casa de baños. Años después y debido al éxito de estos tratamientos termales, se fue ampliando con la construcción de lujosos edificios de estilo neomudejar y oriental a semejanza de otros balnearios europeos.

El apogeo de esta estación balnearia propició la llegada a Solares de numerosos clientes que no necesariamente iban a tratarse de dolencias sino que veían al balneario como lugar de veraneo y esparcimiento, embrión de lo que sería la génesis del turismo termal. A partir de la década de los 80 del siglo XIX los balnearios se vuelven muy populares al amparo de la cualidades curativas de las aguas termales y el carácter ocioso y lúdico de las estancias veraniegas en estos establecimientos.

Balneario de Solares

Edificio principal del Hotel Balneario de Solares.

La burguesía santanderina descubre las posibilidades económicas que esconde la costumbre del veraneo como generadora de ingresos y como medio de relación social y prestigio. A finales del siglo XIX y principios del XX se levantan muchos negocios relacionados con el ocio como los balnearios, casinos, teatros o cafés. Es en esta época cuando se relanza Solares como villa termal y se construyen las salas de baño, el Gran Hotel, el ferrocarril y posteriormente el casino. Al balneario de Solares llegan clientes procedentes de Castilla conocedoras de las bondades de sus aguas y favorecida por los veraneos regios en Santander de Alfonso XII y XIII. En 1899 se amplia el establecimiento balneario con la construcción de una galería de baños de decoración árabe, con aspecto oriental y pintoresco. Es a finales de 1902 cuando se inaugura el Gran Hotel de tres plantas con sala de fiestas, billar, gabinete de lectura, terraza y un gran comedor para 120 personas. Este edificio es el que ha llegado a nuestros días completamente renovado y situado en un amplio y fascinante jardín lleno de variados árboles centenarios.